Métodos de Exploración: Eléctrico

ELECTRICO

La denominación de métodos eléctricos se reserva a aquellos métodos geofísicos que utilizan corriente eléctrica continua para caracterizar el subsuelo. Es un método de campo artificial, esto implica que se debe generar el campo eléctrico que será transmitido al subsuelo y se debe disponer de receptores capaces de captar la respuesta asociada a dicha interacción. Esta condición implica que se requiere de emisores y receptores al momento de implementar la técnica en campo, con el consecuente incremento de instrumental y personal de adquisición respecto a los métodos que miden campos naturales. Sólo es ejecutable en adquisiciones terrestres.

Los métodos de campo artificial tienen la ventaja comparativa de permitir, en las operaciones de campo, la orientación a conveniencia del campo inducido. Su limitante radica en el alcance en profundidad de este campo, ya que depende de la potencia de la fuente y de la composición o propiedades eléctricas del subsuelo. El intervalo de estudio de estos métodos va de centímetros para arqueología a cientos de metros en minería.

Se aplica de manera generalizada en la prospección de aguas subterráneas, minería y geotecnia. El manejo del arreglo fuente-receptores permite implementar configuraciones capaces de describir las variaciones de la resistividad eléctrica en profundidad, aplicación conocida como sondeo eléctrico vertical (SEV), y visualizar las variaciones laterales de resistividad eléctrica, aplicación identificada como calicata eléctrica (CE). La combinación de las modalidades indicadas permite la implementación de estudios de tomografía eléctrica del área de interés.

Aplicaciones

El Método Eléctrico es utilizado en la prestación de los siguientes servicios: